Playa y verano.

julio 4, 2016 en 01:22 | Publicado en personal | Deja un comentario

Estoy hasta la punta de la peineta y más allá de los mentefrías que se pasan el verano preguntando si vas a la playa, a la piscina, cuándo te vas a poner morena, todavía estás muy blanco, el sol es bueno para los niños, etc.
No sé si se han percatado que ir a la playa, piscina, etc es un esfuerzo sobrehumano cuando llevas niños pequeños y sobretodo cuando vas sola con ellos. El primer problema viene a la hora de elegir playa. Olvídate de ir a la calita ni al chiringuito ni leches, busca una que aparques fácilmente y que la caminata hasta la orilla sea corta. Segundo, nada de exceso de equipaje…lo justo: sombrilla, sillas ligeras, bolsa con toallas, crema, ropa, comida, etc…los juguetes del niño, y una pequeña bolsa tèrmica que hace de nevera.
Tercero…Ah, se me olvidaba, el niño, para el que ya no te quedan manos y llevas casi atado a tu pantalón o camisa.
Cuando aterrizas con todo en la arena respiras hondo y bebes…porque la lengua la llevas pegada al paladar…y necesitas agua urgentemente.
El niño quiere irse a la orilla, tú no ves la hora de zambullirte en el mar o tumbarte a coger aliento porque aún no te has recuperado de hacer de porteadora. Tras unas horas…ves como te vas quedando sola en la playa con el niño. Si fuera por ti, dormirías allí mismo…porque pensar en recogerlo todo de nuevo y llegar hasta el coche se te hace una odisea que ni la de Ulises. Pero no queda otra. Ya te da igual la tapicería y las alfombrillas tuneadas, metes al niño con 3kg de arena en el coche y 2kg que llevan sus juguetes. Te sacudes, te montas y pones el aire a tope rumbo a casa. ¡Ea! Ya has cumplido campeona. Hasta otro día.image

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.